Conoce la historia del pueblo de Alarcón

Alarcón es un paraje maravilloso enclavado en un entorno privilegiado que le ha permitido permanecer inalterado al paso de los años, atesorando edificios y lugares unicos.

Los orígenes de Alarcón se remontan a la prehistoria, por la ocupación de los íberos y más tarde los romanos. La Villa de Alarcón fue mora hasta 1184 que después de una de las batallas más importantes, paso al Rey Alfonso VIII con ayuda de sus capitanes Fernán Martines de Cevallos. Alarcón tendrá el privilegio de ser Comunidad de Villa y Tierra. (Sus tierras llegaban hasta Albacete).

En el siglo XIV es Don Juan Manuel quien se queda con la Villa, en el siglo XV pasará a propiedad de Juan Pacheco Marqués de Villena. Segundo Marqués de Villena pierde casi todas las posesiones del Marquesado excepto cuatro villas en las cuales se encuentra Alarcón. En el siglo XVI no se nota mucho el declive de la villa será en el siglo XVII cuando más se note.

Visitenos y disfrute de una estancia apacible donde sumergirse en la historia, y en la amabilidad de las gentes de este afable pueblo. Nuestra sugerencia comienza con una agradable estancia en alguno de los alojamientos de Alarcón, continuando con una comida típica de la region regada con los mejores vinos del Júcar, sin olvidar una de las muchas actividades de turismo activo que le podemos ofrecer.

Descubre los palacios del pueblo de Alarcón

Palacio del Concejo (actual Ayuntamiento)

Presidiendo la Plaza del Infante Don Juan Manuel, se encuentra este ilustre edificio datado de comienzos del siglo XVI que alberga el actual Ayuntamiento.
Edificio de corte renacentista, consta de dos plantas, siendo la inferior menor que la superior para poder de ese modo dejar espacio para un soportal delimitado por cinco arcos, y que a su vez comunicaba con un patio interior hoy desaparecido.
En la fachada del edificio destacan dos escudos en la planta superior, pertenecientes al Marqués de Villena,
siendo también dignas de mención las gárgolas que rematan las tres esquinas exteriores del tejado.

Palacio de los Castañeda

Del antiguo palacio solo queda la portada, del siglo XVI, y una de las mejor conservadas de la provincia. Se cree que puede tratarse de una obra de Esteban Jamete, que también intervino en la construcción de la Iglesia de Santa María.
Esta portada está formada por un arco de medio punto flanqueado por dos columnas, sobre el cual pueden
encontrarse dos escudos pertenecientes a la familia Castañeda equilibrados por una figura humana que se nos presenta en el punto entre ambos. Sobre estos escudos, la ventana rectangular enmarcada en piedra, rematada por un hombre con barba de perfil.